viernes, 7 de julio de 2017



Y te salvé la sed
con la palabra
y te di de beber
de esos veranos
la mejor lluvia...
la mejor marea del sol
y las visiones
Porque te di mis ojos
y una intemperie de signos
que volaban dispersos
y un mar
un círculo cerrado de gaviotas

Y te salvé de los silencios
de la larga noche apabullante
del desvelo
Y te di la cifra verbal
esa fiebre que mueve las palabras
esa música
Y sigues sediento
y vas
en esa enfermedad
procurando el veneno
y lo insignificante.

Odalys Interián

No hay comentarios.:

Publicar un comentario